Noticias

12/04/2018

El agua del Ter derivada hacia Barcelona durante el primer trimestre del año logra un nuevo mínimo histórico

Entre los meses de enero y marzo se ha producido a la potabilizadora de Cardedeu un total de 27,5 hm3. Esta cifra es inferior a los 35,2 de 2017, a los 32,7 de 2016 o los 44,4 hm3 de 2015. El mayor volumen de reservas a los embalses del Llobregat permite intensificar el uso del agua en esta cuenca en vez del Ter.

El agua del río Ter derivada hacia la región de Barcelona durante el primer trimestre del año ha estado de 27,5 hm3, un registro que significa el volumen mínimo registrado durante los primeros tres meses del año, según datos de la Agencia Catalana del Agua (ACA).

Tal y cómo se observa en la gráfica, los volúmenes producidos a la potabilizadora de Cardedeu durante los primeros tres meses de 2018 están muy por debajo de los volúmenes captados en los últimos cinco años.

Esta medida se puede llevar a cabo gracias al elevado volumen de reservas de los embalses del Llobregat. Actualmente estas reservas están cerca del 82,4% de su capacidad y con tendencia creciente, ante el 64% de los embalses del Ter. Se intensifica así el uso del agua del Llobregat para así equilibrar los dos sistemas.

Hay que tener en cuenta que el río Llobregat trae un elevado caudal a lo largo de su curso (más de 38 m3/s a su cabecera, 96 m3/s a su paso por Castellbell i el Vilar y 251 m3/s en Sant Joan Despí) y esto permite incrementar la captación de agua para ser potabilizada a las plantas de Abrera y Sant Joan Despí. Con mayor disponibilidad de agua superficial, no tiene sentido producir más agua desalinizada ni seguir con el aumento de extracciones de aguas subterráneas.

Finalización de la prealerta

En el ámbito del Ter–Llobregat, atendida la situación en la que se encuentra (70,5% y 432 hm3) y con la entrada de agua de continuará durante las próximas horas, ya se da por cerrada la situación de pre-sequía, a pesar de que hay que seguir con un consumo eficiente y responsable y fomentando lo ahorra de agua.

En las cuencas de la Muga (Darniua Boadella al 51%), Riudecanyes (al 23%) y Siurana (17,8%), en cambio, la situación de sequía continúa.