Centros de control

En el año 1994 ATLL inició un proceso de automatización de las instalaciones con el objetivo de optimizar recursos, garantizar el servicio, minimizar averías y controlar mejor el sistema. Actualmente las plantas potabilizadoras y las instalaciones principales de la red de distribución ya están automatizadas, lo que representa un total de 195 estaciones remotas. 

Mediante el sistema de control centralizado, los centros de control de ATLL reciben datos y señales procedentes de todas las instalaciones, como por ejemplo caudales, presiones, niveles de depósitos, posición de válvulas, etc. Por otra parte, mediante este mismo sistema, desde el centro de control se envían todo tipo de órdenes a los elementos automatizados, órdenes como por ejemplo marcha/parada de bombas, apertura/cierre de válvulas, cambio de sistema de cloración, etc.

Este gran volumen de información lo visualiza y gestiona el operador en el centro de control mediante un sistema de SCADA y se almacena para su posterior análisis en servidor de bases de datos. El operador puede visualizar, controlar y gestionar en todo momento los procesos de potabilización, así como el estado de la red de distribución en tiempo real y remotamente.

Una función fundamental del centro de control de red es establecer un punto de comunicación con nuestros clientes, disponible en todo momento para realizar, en un clima de cooperación total, la finalidad compartida de abastecer de agua potable a la población.

Se trata de un trabajo continuo, que se realiza 24 horas al día los 365 días del año, para que el servicio de abastecimiento de agua potable en alta que presta ATLL Concesionaria esté en todo momento correctamente controlado y gestionado y que cualquier incidencia o actuación no tenga ninguna repercusión en nuestros clientes.